Revista Caras Revista Cosas Revista Paula Revista Vanidades Emol.cl Msn Gmail Yahoo Chile Facebook Twitter Flickr Youtube Servicio de Impuestos Internos de Chile ServiPag

Busca Google




Google.cl
Solteras.cl

Sugerencias

Registrate en Solteras.cl

 

Redes Sociales

  • www.solosysolas.cl.
  • ¿Buscas Pareja? Solos y Solas.
  • www.solosysolas.cl.
  • Moda Invierno 2011.

El clítoris, al igual que el pene, es eréctil y aumenta su tamaño con la excitación. Es un pequeño órgano situado en la unión superior de los labios menores (o interiores). Es el único órgano del ser humano cuya función es exclusivamente dar placer.

El clítoris no es sólo un botón, es mucho mayor de lo que se ve. De hecho, lo que comúnmente se conoce como clítoris es sólo el glande del clítoris, mientras que la mayor parte del órgano no está a la vista. El glande es sólo la punta del iceberg y diversas pruebas de resonancia magnética han demostrado que el clítoris incluso es mayor de lo que se pensaba ya que no sólo consta de prepucio, glande y cuerpo, sino que, a diferencia del pene, no es monotubular y tiene dos raíces que salen del tronco del clítoris, a la altura de los labios menores, y rodean la parte interior de los labios interiores y parte de los labios exteriores.

El conjunto de las raíces, el tallo del clítoris y el glande mide entre 10 y 13 cm. Por tanto, hay muchas zonas que tocar o lamer antes de ir directos al “grano”. Y, por supuesto, antes de llegar al sexo de una mujer, hay que acariciarla, desearla, hacerla sentir deseada, jugar y aproximarse lentamente a él, con caricias o lametones, por rutas alternativas como la cara interior de los muslos o el vientre. Lo mismo vale para la masturbación: podemos convertirla en una experiencia muy placentera y satisfactoria que, además, nos ayude a conocernos a nosotras mismas.

 

No vayáis directos al glande

El glande del clítoris está cubierto por un capuchón o prepucio que evita que quede expuesto al roce al caminar; el glande del clítoris es demasiado sensitivo y podría ser muy incómodo para su propietaria.

El glande es muy sensible, tanto que muchas mujeres no soportan su manipulación directa y otras precisan estar muy excitadas antes de disfrutar de su estimulación. Las caricias con la lengua suelen ser mejor recibidas que las caricias con los dedos.

Sobre la sensibilidad del glande del clítoris (antigua o vulgarmente conocido como clítoris) hay que saber que tiene 8.000 receptores de placer, dos veces más que el glande del pene, cuya superficie es evidentemente mayor.

Para tocarlo con comodidad y más placer, existe el capuchón, que lo cubre. A través de él se puede estimular el clítoris sin que la sensación sea demasiado intensa o abordarlo por un lado o por los dos de forma que el capuchón sirva de protección y acaricie suavemente el botón.

Con la excitación, el clítoris lubrica, lo que hace más fácil masajearlo, y crece, debido al bombeo de sangre a esta zona. El tamaño del glande del clítoris en reposo es de unos 4 a 5 mm y, cuando la mujer está excitada es de entre 1 a 1,5 cm. Un poco de lubricación extra nunca viene mal; se puede usar saliva o, mejor aun, un lubricante a base de agua.

 

Partes del clítoris

Además de las partes más visibles, que son el glande y su capuchón, que puede ser más o menos grande y cubrir más o menos el botón del clítoris, hay otras partes:

 

Cuerpo o tallo

Es un cúmulo de tejido esponjoso que se extiende más allá del glande hacia el monte púbico y se puede palpar al hacer presión con el dedo por encima del prepucio del clítoris.

Su forma es cilíndrica y está formado por dos estructuras llamadas cuerpos cavernosos. El interior de los cuerpos cavernosos se llena de sangre durante el estímulo sexual. El cuerpo del clítoris tiene entre un centímetro y dos centímetros y medio de longitud.

Presionarlo excita a mucha mujeres.

Durante la excitación, el cuerpo del clítoris aumenta de tamaño y el glande se extiende hacia la parte externa de la vulva. Toda la zona se irradia con sangre y resulta más prominente y notoria.

 

Raíces

Los dos cilindros que forman el cuerpo del clítoris se separan al llegar al hueso púbico y se amoldan a los huesos pélvicos de manera que forman una V invertida.

 

Bulbos vestibulares

Son dos nódulos de tejido eréctil cavernoso que se extienden desde la unión del cuerpo del clítoris con las raíces situadas por debajo de los labios. Se localizan a ambos lados del orificio vaginal, entre los labios mayores y menores.

Durante la excitación, se llenan de sangre, de forma que toda la vulva se vuelve más voluminosa.

 

¿Dos tipos de orgasmos?

Son muchos los que se han atribuido el descubrimiento del clítoris, aunque es un órgano de placer que se conocía desde los tiempos antiguos. Entre ellos, el anatomista Realdo Columbo (1516-1559) quien publicó un libro llamado De re anatómica, donde lo describió: (...)"como nadie ha descubierto estos detalles y su propósito, si se permite que le dé nombres a cosas que descubro, debería ser llamado el amor o dulzura de Venus, el placer de Venus, la sede del placer femenino o como una cosa bella y útil...”

A Freud le “debemos” una matización que ha estigmatizado y acomplejado a las mujeres durante muchos años: que hay dos tipos de orgasmos, uno proveniente del clítoris, infantil, y otro procedente de la estimulación de la vagina, el orgasmo maduro. Según Freud, si las mujeres seguían teniendo orgasmos clitoridianos y no podían alcanzarlos con estimulación vaginal era porque su sexualidad había quedado anclada en la infancia y eran mujeres inmaduras.

Para Freud la mayoría de mujeres somos anormales e inmaduras, ya que un 98% de mujeres se masturban estimulando el clítoris de una forma u otra debido a que de esta forma garantizan el orgasmo en un 90-96% de casos, mientras que el 2% de mujeres que se masturba exclusivamente por estímulo de la vagina sólo experimentan el máximo placer en el 4% de los casos.

Actualmente, está demostrado que sólo hay un tipo de orgasmo que siempre procede de la estimulación del clítoris y que se siente en la vagina (y en el resto del cuerpo como una oleada más o menos intensa). Relajémonos y disfrutemos del placer y de los orgasmos, vengan de donde vengan y no nos obsesionemos con obtener un orgasmo vaginal.

 

Sobre orgasmos

Evidentemente, todos los orgasmos son diferentes dependiendo de la excitación previa (cuanto más excitada esté la mujer y más se haga esperar el orgasmo será más intenso) o del momento o características de la mujer, ya que hay mujeres que encadenan varios orgasmos o hay momentos en que, a pesar de la excitación, el orgasmo es más débil.

 

En general, los orgasmos durante la masturbación son más intensos que los producidos en el coito porque con el pene dentro la vagina no puede contraerse a placer.

El clítoris, al ser mayor de lo que normalmente percibimos, puede estimularse indirectamente durante la penetración con algunas posturas que lo presionen o que lo rocen.

 

Cómo tocar

Cada mujer es diferente y requiere más o menos firmeza o presión o más o menos velocidad al tocar el clítoris. Siempre existe el viejo truco de mirar cómo se masturba ella para aprender o lanzarse a experimentar, con toques suaves primero, porque siempre hay tiempo de apretar más.

Algunas ideas son hacer círculos con el dedo índice alrededor y encima del botón del clítoris, sin tocarlo directamente o tomarlo entre el dedo índice y el pulgar (en todo caso siempre mejor con la protección de la capucha clitoridiana) para estimularlo o hacer ochos o círculos con la lengua o lamerlo con la lengua plana y bien ensalivada…

Fuente: La Maleta Roja

 

Actualizado (Jueves, 02 de Febrero de 2012 17:42)

 

Publicidad

Platinum Club
http://www.medicalsexcenter.cl/